Té de Curcuma (Curcuma longa)

te e curcuma

El té de cúrcuma se prepara desde las raíces de la planta. Las raíces se venden frescas, secas y, en la mayor parte de los casos, en forma de polvo. Esta planta es común en toda Asia, y sus raíces doradas fueron utilizadas en Aiurveda y medicina tradicional china por milenios. El polvo de Cúrcuma asimismo se emplea como colorante natural.

Los efectos antinflamatorios del principio activo llamado curcumina, es lo que le da a la raíz su color amarillo refulgente. Múltiples estudios usando un suplemento de cúrcuma han confirmado que es eficiente para calmar el dolor y reducir la inflamación ocasionada por condiciones inflamatorias crónicas, como artritis, enfermedad inflamatoria intestinal (DII) y enfermedades cardiacas.

Asimismo se ha probado que la cúrcuma puede asistir con el dolor de las articulaciones y los músculos, incrementando la movilidad tanto en la artrosis como en la blog post-ejercicio.

De qué manera preparar el té de cúrcuma

Tanto el aderezo como la raíz fresca pueden utilizarse para preparar una exquisita taza de té. Si está utilizando cúrcuma fresca, precisará más o menos una cucharadita para generar una taza grande, mas si está utilizando en polvo, solo la mitad de la cantidad o bien medio cucharadita del polvo va a ser suficiente.

Recomendado:   Tos con catarro: ¿qué hacer?

La preparación es sencilla: solo hay que hervir la mezcla de agua y cúrcuma a lo largo de unos diez minutos y después drenarla en un vaso. Un tanto de limón y jengibre complementan el sabor de este té estupendamente.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario